¿Inteligencia y productividad económica menores en el sur de Europa por culpa del mercurio?

En algunos sectores de opinión, los daños medioambientales, o incluso el deterioro de la salud de personas de otras regiones, se ven como algo lejano y abstracto. Pero la polución tiene costos económicos, que al final acabamos pagando entre todos, incluyendo las personas que no creen que la contaminación les afecte.

Desde un punto de vista materialista, contaminar menos es rentable, porque permite ahorrar dinero. Y los ahorros pueden ser de lo más variopinto e indirecto.

Limpiar la contaminación por mercurio y reducir la exposición prenatal al metilmercurio para evitar sus efectos neurotóxicos, podrían ahorrar a la Unión Europea 10.000 millones de euros al año. Éste es el balance que arrojan los cálculos realizados por el equipo de las investigadoras Elsie M. Sunderland, de la Universidad de Harvard, y Noelle E. Selin, del MIT, en Massachusetts, ambas instituciones en Estados Unidos. Los resultados del estudio han sido presentados por la revista académica Environmental Health (Salud Medioambiental), de Biomed Central.

Las nuevas estimaciones sugieren que entre 1,5 y 2 millones de niños en la Unión Europea nacen cada año con exposiciones al metilmercurio que están por encima del límite de seguridad y del nivel máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque algo de mercurio está presente en el ambiente en forma natural, debido por ejemplo a erupciones volcánicas o incendios forestales, en los tiempos modernos la mayoría del mercurio se genera por la quema de combustibles fósiles. Hay una mayor tendencia, en general, a que el metilmercurio se acumule por bioconcentración en especies acuáticas, de agua dulce o marina. Eso hace que sean la principal fuente de exposición para los humanos que ingieren el pescado procedente de lugares contaminados.

[Img #12132]

Las nuevas estimaciones indican que cada año entre 1,5 y 2 millones de bebés nacen en la Unión Europea con niveles de exposición por encima de los límites máximos de seguridad. (Imagen: Elsie M Sunderland / Noelle E Selin)


Un equipo de investigadores de diversas partes de Europa evaluó el impacto del metilmercurio en los seres humanos. Las muestras de pelo de los pares madre-niño analizados, procedentes de 17 países europeos, ha demostrado que, en el mejor de los casos, 1.866.000 niños nacen en Europa expuestos a niveles tóxicos de metilmercurio. De éstos, 232.000 están sometidos a niveles peligrosos. Pero no todos los niños en Europa afrontan el mismo riesgo. Cuando se analiza por país, los niños nacidos en Portugal y España fueron los más expuestos al metilmercurio, y los de Hungría los menos expuestos.

La exposición al metilmercurio en los seres humanos afecta al desarrollo del cerebro, resultando ello en un menor coeficiente (o cociente) intelectual y, en consecuencia, un menor potencial de ingresos, si atendemos a la suposición lógica de que la gente más inteligente tiene mejores oportunidades para desempeñar oficios complejos y por ello mejor pagados.

El costo a largo plazo para la sociedad en la Unión Europea, con respecto a la población de otras partes del mundo, puede ser calculado, siguiendo ese enfoque materialista al que aludíamos al principio del artículo, como una pérdida de ingresos de por vida por cada persona afectada. En el cálculo del dinero perdido resultante no han sido incluidos los costos derivados de otros aspectos de ese efecto tóxico en el cerebro ni los derivados del mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en la adultez.

Tal como argumenta el profesor Philippe Grandjean, de la Universidad del Sur de Dinamarca, y miembro del equipo de investigación, si convertimos el efecto del metilmercurio sobre el desarrollo cerebral en puntos de Coeficiente Intelectual (CI), entonces, los beneficios de controlar la contaminación de metilmercurio equivalen a 700.000 puntos de CI por año, y unas ganancias monetarias de 8.000 a 9.000 millones de euros al año para toda la Unión Europea. La reducción de la exposición al metilmercurio beneficiaría principalmente al sur de Europa.

Una vez que se forma el metilmercurio, circula en el medio ambiente por miles de años, exponiendo durante generaciones a individuos humanos y de otras especies, a niveles potencialmente tóxicos.

Anuncios

Acerca de Laboratorio de Diseño Anatómico

Somos un equipo multidisciplinario dedicado a ofrecer solucion a todas esas personas que requieren de una prótesis oftálmica.
Esta entrada fue publicada en ecologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s